Los seis perfiles del jugador: riesgos y consejos

Los seis perfiles del jugador: riesgos y consejos
AS Apuestas

AS Apuestas

Mostrar Bio

As Apuestas es la web líder en apuestas deportivas entre los grandes periódicos deportivos españoles. Además de noticias cada día, ofrece completas secciones de pronósticos y predicciones con cuotas actualizadas en tiempo real, información sobre la Quiniela y mucho más. AS Apuestas está absolutamente comprometido con el juego responsable. Solo para mayores del 18 años. 

La actividad del juego en sus múltiples formas (apuestas, casino, loterías…) ha consolidado modelos más o menos regulares de comportamiento entre los usuarios. Administración y operadores con licencia han identificado patrones que responden, en el caso de España, a seis perfiles más o menos consolidados y de los que deriva la mayor parte de personas que participan del sector. Estos son esos seis perfiles, sus riesgos y los consejos de la industria para jugar con responsabilidad: 

  1. Joven y apasionado del deporte
  2. El jugador maduro, social y colectivo
  3. Veterano del juego
  4. Jugador por herencia familiar
  5. Jugador descuidado
  6. Novato de edad avanzada

1.- Joven y apasionado del deporte

Es un perfil común que ha crecido con el uso de las nuevas tecnologías en las últimas décadas. Se trata de chavales que trasladan su gusto por los deportes a otros formatos más vanguardistas para expandir la diversión y dotarle de nuevos significados. Por ejemplo, a través de los e-sports o de las apuestas deportivas. En este perfil la primera recomendación, clara, concisa y obvia, es de carácter legal: está prohibido jugar hasta no superar la mayoría de edad. En Betfair, como en otros operadores con licencia, para poder registrarse es necesario facilitar datos personales como el DNI, lo que garantiza que los usuarios que acceden a sus servicios son, efectivamente, mayores de edad. 

Estos chicos juegan de manera individual a través de sus plataformas móviles o también de manera colectiva. En esta última fórmula es habitual encontrarlos con amigos para ver eventos deportivos en locales de apuestas y combinar ambas aficiones: deporte y apuestas. 

Por su juventud (tendente a la desorganización) se les conmina también a fijar límites de presupuesto para gastar siempre con responsabilidad. Hay que valorar si los recursos dedicados al juego habitualmente son demasiados y si influyen en otras áreas, especialmente las relacionadas con servicios fundamentales. Si el juego exige pedir dinero a padres o familiares, seguramente se deba a un exceso de juego. 

También este perfil, pasional e impetuoso, suele ‘picarse’ con las apuestas porque a veces no encaja bien la derrota, lo que con lleva una peligrosa espiral de apuestas continuadas hasta recuperar el dinero invertido. Se trata de un error y de una norma básica del juego: asumir la derrota y jamás tratar de recuperar el dinero con más apuestas. Uno apuesta por divertirse, no para generar beneficios. 

2.- Jugador maduro, social y colectivo

En la franja de entre los 30 y 50 años emerge la figura de un jugador más reposado que está acostumbrado a participar del juego con fórmulas que en España han tenido mucho arraigo, como el juego con amigos en loterías. Si es amante de los deportes, la porra de los partidos importantes nunca puede faltar. Lo que ganan, lo suelen invertir en más actividades colectivas (cenas, viajes, teatro, cine…). Con la llegada y consolidación de las apuestas, ha introducido también la apuesta del fin de semana compartida con sus amigos como una nueva fórmula para participar, segura y controlada, porque a través de la aplicación pueden controlar sus gastos, ganancias…

Aunque se trata de un perfil moderado, de baja actividad en el juego, se le recomienda evitar cambios en estas rutinas y no alejarse de la fórmula colectiva (jugar entre varios) para no caer en una espiral de juego individualizado y excesivo. Como con otros jugadores, existe el riesgo de dedicarle más tiempo del adecuado robándoselo a otras actividades. Por su edad, quizá está menos avezado en el uso de ciertas tecnologías, lo que puede conllevar a un riesgo de entrar a portales que son de operadores no autorizados. Es importante comprobar siempre que lleven el sello de Juego Seguro.

3.- Veterano del juego

Se trata de una persona que supera los 50 años y que ha probado ya todo tipo de juegos durante su vida. Desde los más populares, como la baraja española o la francesa, pasando por fórmulas populares como el billar o el futbolín. También las loterías, porras deportivas y, claro está, las apuestas. 

Si está acostumbrado a hacerlo con amigos, puede que haya visto a alguno caer en tendencias peligrosas. Existe el riesgo de que este tipo de usuario crea que nunca le vaya a pasar lo mismo, y desatienda ciertas precauciones por considerarse, además, un experto con mucha actividad a sus espaldas como para caer en ‘trampas’ que son para otros. Para los menos veteranos. Todo esto es un mejor espejismo. Llevar mucho tiempo jugando no minimiza riesgos. Se debe mantener el control y la responsabilidad siendo, además, guía para otros amigos y conocidos más jóvenes a los que enseñar a jugar adaptándose a los estándares más seguros. 

4.- Juego por herencia

Son perfiles acostumbrados a ver jugar en casa los juegos más tradicionales, especialmente la lotería, pero también otros. Suelen ser personas que saben que el juego no reporta grandes beneficios, que no se trata de una fuente de ingresos mágica que cambia el estatus social de nadie. Pese a esa cautela adquirida con los años, también está expuesto a riesgos, porque los juegos tradicionales también pueden reflejar tendencias adictivas. Se recomienda aplicar consejos comunes a otras actividades, como elaborar presupuestos y no dejarse obsesionar por la ilusión de ganar algún premio. 

5.- Jugador descuidado

Es un jugador habitualmente joven, que ronda entre los 20 y los 40 años y que, al contrario que otros perfiles, casi nunca ha jugado a nada, pero que en algún momento de los últimos años se ha sentido atraído por la actividad, bien porque ha visto a otros disfrutar o por pura curiosidad. Por probar. Esta ausencia de experiencia hace que pueda caer en tendencias que evitar, precisamente por no gozar de buena cultura del juego. 

En su caso la recomendación más extendida es la de estudiar bien la actividad y comenzar de menos a más, empezando con cantidades pequeñas que le hagan probar el juego sin el temor a arriesgar. Es un perfil que debe tener los pies en el suelo y no dejarse ilusionarse hasta la obsesión cuando se producen las primeras victorias, que suelen ser especiales y generan un alto júbilo. Es recomendable que informe de su actividad a sus conocidos, sean amigos o familiares, para que puedan seguir sus pasos y recomendarle cuando parar. 

6.- Novato de avanzada edad

Se trata de un perfil claramente representado por personas con 65 años o más, ya jubilados y un gran tiempo libre que necesita cubrir con actividades que le permitan divertirse. Demandan cualquier actividad con la que pasar el rato y suelen verse atraídos a explorar opciones que quizá nunca antes había probado, como el juego. Lo hace a veces animado por otros familiares, como hijos o nietos, a los que ve jugar con sus móviles o tablets. 

Precisamente la tecnología es uno de los riesgos a los que se enfrentan estos jugadores, no nativos digitales y, por tanto, propensos a cometer errores. A ellos se les recomienda dejarse aconsejar y guiar precisamente por conocidos más jóvenes que les den pautas, les recuerden la importancia de acceder a operadores autorizados y les eviten trampas en formato de pishing u operadores sin licencia.   

Otros Pronósticos