¿Es mi juego responsable? Cómo evitar tendencias peligrosas

¿Es mi juego responsable? Cómo evitar tendencias peligrosas
LeoPatrizi
AS Apuestas

AS Apuestas

· hace 2 meses

Mostrar Bio

Juego Responsable

Juego Seguro. 18+ Juega con Responsabilidad.

La DGOJ ha desarrollado un mecanismo que permite a los usuarios de los operadores de juego detectar si su forma de jugar es correcta o si, por el contrario, está cayendo en tendencias peligrosas que puedan afectar a su comportamiento o incluso derivar en problemas patológicos.

Entre estos mecanismos de ayuda, se incluyen tres dudas básicas que, respondidas con honestidad, ayudan al usuario a detectar lo adecuado o inadecuado de estos comportamientos. ¿Crees que tienes o has tenido alguna vez problemas con el juego? ¿Has intentado alguna vez dejar de jugar y no has sido capaz de ello? ¿Has cogido alguna vez dinero de casa/trabajo para jugar o para pagar deudas?

En caso de que la respuesta a alguna de estas dudas sea sí, la Administración ofrece una serie de consejos básicos para evitar caer en una forma de juego compulsiva. En todo caso, se recuerda que acudir a los profesionales es la mejor forma de cortar de raíz problemas mayores.

Una de las medidas más interesantes es establecer un límite de tiempo para jugar y retirarse en el plazo que se haya estipulado con antelación independientemente de que se esté ganando o perdiendo.

Por otro lado, debe entrar en los planes perder en algún momento. Las probabilidades de ganar no son mayores que las de perder. La estadística es clara, y aunque se haya repetido en muchas ocasiones consecutivas una victoria, las probabilidades de que la siguiente partida se pierda es idéntica a la de ganar. De ahí que el resultado anterior nunca puede condicionar la expectativa del siguiente.

Por último, es aconsejable establecer reglas personales y ajustarse a ellas. El respeto propio hacia estas normas es fundamental para evitar problemas. Las autoridades recuerdan que el mandamiento fundamental a la hora de jugar es recordar que debe hacerse para divertirse, y en ningún caso buscando el beneficio económico.